8 consejos conscientes para conversaciones difíciles

El camino hacia la conexión, la comprensión y la curación no siempre es fácil. De hecho, a menudo es bastante desafiante y con frecuencia implica conversaciones difíciles. No podemos escapar de la vida sin tener que navegar por interacciones desafiantes, por lo que la pregunta rodea cómo abordar las conversaciones difíciles. ¿Cómo podemos navegar de manera más consciente y efectiva en temas y situaciones difíciles que necesitan ser resueltos?

En esta guía completa sobre la atención plena para conversaciones difíciles, exploraremos:

  • El poder de la comunicación consciente
  • Cómo abordar conversaciones difíciles
  • 8 consejos conscientes para conversaciones difíciles
  • 6 recursos de Mindfulness para mejorar la comunicación consciente

El poder de la comunicación consciente

Las palabras que decimos y la forma en que las decimos tienen un poder inmenso. De hecho, los estudios han demostrado que las palabras positivas y negativas por sí solas nos impactan a nivel fisiológico y psicológico. Por ejemplo, las palabras positivas estimulan la actividad del lóbulo frontal, una parte del cerebro responsable de actuar. Por el contrario, se ha descubierto que las palabras negativas liberan hormonas que inducen estrés y ansiedad en los participantes del estudio.

Al llevar la atención plena a lo que decimos y cómo lo decimos, podemos tener un gran impacto en el lugar al que nos lleva una conversación. Además, cuando llega el momento de recibir lo que otra persona tiene que decir, la escucha consciente puede mejorar aún más nuestra conversación. Por lo tanto, para practicar la comunicación consciente, debemos llamar la atención sobre ambos lados de la ecuación: nuestro papel de oyente y nuestro papel de hablante.

Además, la comunicación consciente nos pide que:

  • Escuche receptivamente y con curiosidad
  • Practica el no juzgar
  • Observe nuestras suposiciones y reacciones automáticas.
  • Haga una pausa cuando lo necesitemos
  • Expresarnos con autoconciencia

Cuando traemos estas invitaciones a nuestras conversaciones (especialmente conversaciones difíciles), es más probable que encontremos comprensión, resolución y acuerdo donde de otra manera hubiera estado fuera de nuestro alcance. En otras palabras, la comunicación consciente ayuda a cerrar las brechas.


«La buena comunicación es el puente entre la confusión y la claridad».

 

¿Te gustaría iniciarte en el mundo del mindfulness? 

Descárgate ahora de forma totalmente gratuita nuestra Guía de iniciación al mindfulness con la que podrás entender los principios básicos de esta increíble forma de meditación y comenzar a practicarla y a disfrutar de todos sus beneficios! 

.

 

 

Cómo abordar conversaciones difíciles

Si se requiere o se aproxima una conversación difícil, puede cultivar la atención plena para apoyarlo. Practicar la atención plena en tiempos difíciles no siempre es fácil, pero puede ayudarnos a aceptar lo que sea que nos depare el momento presente y a navegar de manera más eficaz por lo que viene. La mejor manera de abordar una conversación difícil es basarse en algunos principios o intenciones clave, a saber:

  • Comprensión
  • Humanidad compartida
  • Autocompasión

Primero, es importante abordar la situación con el deseo de comprender. Sin el deseo de comprender, se vuelve increíblemente difícil encontrar puntos en común o un puente entre dos lados. Comprender no significa estar de acuerdo; simplemente significa ver de dónde viene otra persona. Puede que no siempre entiendas, pero la intención crea un espacio para la resolución. La curiosidad es de gran utilidad con esto.

En segundo lugar, es útil recordar que a pesar de nuestras diferencias, compartimos nuestra humanidad. En algunas conversaciones difíciles, es fácil recordar nuestra humanidad compartida (como cuando debemos expresar algo incómodo o perturbador a un ser querido).

En otros casos, es fácil olvidar que todos estamos juntos en esto, y que todos venimos de la misma fuente (lo que entiendas que es). Prácticas como la meditación «Como yo» pueden mejorar nuestro sentido de humanidad compartida antes de una conversación difícil.

Y por último, pero ciertamente no menos importante, es importante aprovechar la autocompasión durante las interacciones difíciles. La autocompasión nos ayuda a honrar nuestras necesidades, nuestros límites, nuestras preguntas y nuestras emociones. Cuando nos amamos a nosotros mismos, normalmente nos resulta más fácil ser valientes cuando lo necesitamos y tener compasión por los demás.

«El ingrediente más poderoso y transformador del diálogo es la intención de comprender».

 

 

8 consejos conscientes para conversaciones difíciles

Para obtener más ideas sobre cómo abordar las conversaciones difíciles, considere las siguientes 8 prácticas conscientes. Estas estrategias conscientes para el manejo de conflictos pueden tener un impacto positivo en su propio bienestar, el bienestar de los demás y la conexión entre ambos.

Empiece por establecer una intención.

Primero, considere: ¿Cuál es su intención para la conversación? ¿Busca probar un punto, ser declarado «correcto» o llegar a un entendimiento y una resolución? Concéntrese en una intención basada en el corazón, regresando a ella tan a menudo como sea necesario. Para identificar su intención, pregúntese: ¿Qué es lo más importante aquí?

Vuelve a tu cuerpo con frecuencia.

Durante las conversaciones difíciles, fácilmente quedamos atrapados en nuestras cabezas. Cuando se encuentre pensando demasiado o atrapado en un debate intelectual, tómese un momento para darse cuenta de lo que está sucediendo en su cuerpo. ¿Hay tensión? ¿Hay alguna molestia? Suponiendo que está físicamente seguro, explore cómo podría suavizar cualquier tensión que observe.

Descubra las necesidades de ambas partes

Otra gran práctica de la atención plena en tiempos difíciles es explorar las necesidades subyacentes de ambos lados de cualquier conversación difícil. A menudo, durante las conversaciones desafiantes, terminamos discutiendo sobre pequeñas molestias superficiales mientras dejamos nuestras necesidades más profundas sin examinar.

Por ejemplo, imaginemos que una pareja está discutiendo porque uno de los dos quiere reducir sus horas de trabajo a la mitad. Imagine que el otro individuo cree firmemente que no puede pagarlo. ¿Cuáles podrían ser las necesidades subyacentes aquí? Esta pareja puede identificar necesidades tales como: descanso, tranquilidad, apoyo, seguridad y protección.

Observe sus suposiciones y juicios.

Cuando esté en una conversación desafiante, sea consciente de las suposiciones, prejuicios y juicios que tiene. ¿Están impidiendo su capacidad para escuchar con atención?

Tener juicios y suposiciones es completamente humano, pero lo que hacemos con ellos es importante. Alivie las suposiciones cultivando la curiosidad hacia la otra persona o la situación en cuestión. Haga preguntas aclaratorias según sea necesario.

8 consejos conscientes para conversaciones difíciles
 

Sea consciente de sus limitaciones

También es importante tener en cuenta sus límites, necesidades y límites cuando se encuentre en una conversación difícil. Si necesita hacer una pausa para pensar, reflexionar o respirar, considere cómo podría hacerlo. ¿Cómo puede expresar mejor sus necesidades y limitaciones en un momento dado?

Vuelve a tu respiración.

Además, regrese al ritmo natural de su respiración con frecuencia durante una interacción desafiante. A menos que estemos en peligro físico inminente, puede ser útil aliviar la respuesta al estrés suavizando el abdomen y respirando profundamente algunas veces.

Acepta la naturaleza de las emociones.

Las conversaciones difíciles de cualquier tipo seguramente traerán emociones desafiantes. Recuerde que las emociones son completamente naturales; es lo que hacemos con ellos lo que cuenta. Cuando sienta emociones fuertes, sienta curiosidad por la emoción que se presenta en su cuerpo físico.

Respire compasión en cualquier emoción desafiante, tomándose todo el tiempo que necesite para sentarse con lo que esté presente. Además, cuando las emociones son fuertes, a menudo es útil dejar que se ablanden antes de responder.

Tómate un momento compartido para reiniciar.

Por último, una práctica maravillosa que puede considerar cuando una conversación difícil se vuelve acalorada es tomar un momento compartido para hacer una pausa y reiniciar. Puede decirle a la persona con la que está hablando:
 

Creo que podría ayudar si nos tomamos unos minutos para respirar antes de continuar. ¿Podemos intentar esto?

Observe lo que sucede cuando regresa a la conversación. ¿Ha cambiado la energía de la interacción? A menudo, estas pequeñas pausas dan nueva vida a tiempos difíciles.

 

 
9 guiones de Mindfulness para terapeutas
 
 

¿Te gustaría iniciarte en el mundo del mindfulness? 

Descárgate ahora de forma totalmente gratuita nuestra Guía de iniciación al mindfulness con la que podrás entender los principios básicos de esta increíble forma de meditación y comenzar a practicarla y a disfrutar de todos sus beneficios!

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *