Alimentación consciente: cómo entrenar el sentido del gusto con pasas

Como ya venimos viendo, el mindfulness se puede practicar de muchas formas y en muchos momentos de tu vida. Al final se trata de ser conscientes del momento presente y tratar de vivirlo en su máxima intensidad. 

Y en el tema de la comida es mucha la gente que apenas presta atención mientras almuerza o cena, bien porque esté concentrado en la televisión, el móvil, una conversación con otra persona o simplemente pensando en otra cosa, lo cierto es que tendemos a distraernos y a no estar plenamente presente en una de las acciones más placenteras para un ser humano. 

Para ayudarte a prestar más atención en la comida, vamos a practicar la atención consciente con pasas. Si has oído bien, con pasas. Así pues ve preparando tu paladar que empezamos! 

Pero ¿A quén se se le ocurrió hacer mindfulness con pasas? Pues fue el científico estadounidense Jon Kabat-Zinn, quien empezó a realizar este ejercicio al inicio de sus seminarios antiestrés. Y es que prestar atención plena mientras comes está demostrado que ayuda a relajarse además de ayudar a tomar conciencia del propio sentido del gusto y de la variedad de sabores que hay en nuestra comida.

Para llevar a cabo esta sesión de mindfulness deberás seguir los siguientes pasos: 

  1. Prepara un tazón pequeño de pasas. Si te apetece puedes invitar a amigos a hacer el ejercicio contigo. 
  2. Toma una o varias pasas del bol. Míralas detenidamente mientras sientes la sensación del tacto entre los dedos, pegajosa, arrugada, blanda…
  3. Piensa en cómo esa pasa se convirtió en lo que tienes en la mano. Cómo creció como una uva, absorbió los rayos del sol y finalmente se secó hasta su forma actual.
  4. Ahora acerca la pasa hasta la nariz y huélela. Trata de nombrar a que te huele. 
  5. Lleva la pasa a tu boca. Siéntela en tu labios, en la punta de la lengua, en la cavidad oral. Deja que la pasa se mueva de un lado a otro en su boca. ¿Qué sientes y saboreas?
  6. Ahora muérdela con cuidado, deja que se derrita y desplieguen sus aromas. Mastica de 20 a 30 veces. ¿Qué sabores estás experimentando? ¿Dulce? ¿Agrio? ¿Salado? ¿Qué matiz es el más distintivo?
  7. Finalmente, traga la pasa, siente el regustor que deja en tu boca. 

Para aquellos a los que no les gustan las pasas no hay problema, puedes elegir cualquier alimento que prefieras. La idea es ser consciente de todas las sensaciones que rodean a la comida y experimentar de forma plena todo lo que generan en nosotros. 

¿Lo has practicado? Si es así ¿Qué tal te fue? ¡Comparte con nosotros tu experiencia!

 

¿Te gustaría iniciarte en el mundo del mindfulness? 

Descárgate ahora de forma totalmente gratuita nuestra Guía de iniciación al mindfulness con la que podrás entender los principios básicos de esta increíble forma de meditación y comenzar a practicarla y a disfrutar de todos sus beneficios!

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.